Bro K 300 y 600 anticonvulsionante con Bromuro Potasio en comprimidos para caninos y felinos

  • Bro K  300 y 600 anticonvulsionante con Bromuro Potasio en comprimidos para caninos y felinos
  • Bro K  300 y 600 anticonvulsionante con Bromuro Potasio en comprimidos para caninos y felinos - comprar online

Bro K  300 mg - 600 mg  en comprimidos es un anticonvulsionante a base de Bromuro Potasio  del Laboratorio J´anvier, especialmente indicado para el tratamiento de las convulsiones refractarias en caninos y felinos utilizado conjuntamente con el Fenobarbital - CONTAL del Laboratorio J´anvier  

El BRO - K  se presenta en blister de 10 comprimidos de 300 mg y  600 mg 

Indicado para: Para el tratamiento de las convulsiones en perros y gatos, en Terapias conjuntas con el Fenobarbital (CONTAL del Laboratorio J´anvier), en Convulsiones refractarias al Fenobarbital, en la Epilepsia.-

Su principal ruta de eliminación es la filtración glomerular, por lo que es la droga anticonvulsionante de primera elección en animales con trastornos hepáticos.

Su uso es particularmente recomendable en aquellos perros y gatos que NO responden a la monoterapia con Fenobarbital.


Indicaciones Bro K  300 mg - 600 mg:

Se indica como tratamiento principal y adyuvante de las convulsiones en perros que no responden al tratamiento con Fenobarbital como única terapia (cuando el nivel mínimo de Fenobarbital en estado estable es mayor a 30 μg/ml durante un tiempo mínimo de treinta días).

Para el tratamiento de felinos con fenómenos convulsivos crónicos.

Agente de primera elección en pacientes con problemas de hepatotoxicidad por Fenobarbital, o con actividad convulsivante leve.

Adyuvante en el tratamiento con Fenobarbital de caninos con epilepsia refractaria.

Debido a la vida media prolongada del bromuro de potasio, se recomienda su indicación a pacientes cuyos propietarios puedan tener bajo nivel de cumplimiento a prescripciones.


Dosis del Bro K  300 mg - 600 mg:

La posología se ajustará a la patología a tratar y el criterio del médico veterinario.

Se recomienda administrar una dosis de ataque para alcanzar concentraciones terapéuticas con celeridad, ya que el bromuro de potasio puede demorar de dos a tres meses en alcanzar el estado de equilibrio. La dosis de mantenimiento está destinada a mantener las concentraciones alcanzadas después de la dosis de ataque. Otra forma consiste en permitir una adaptación gradual hasta alcanzar las concentraciones séricas eficaces sin dosis de ataque, sólo con la dosis de mantenimiento.

Caninos:

- Para tratamiento de convulsiones: la dosis de mantenimiento es de 20 a 40 mg/kg/día cada 24 horas o en dosis divididas. Las concentraciones en estado de equilibrio tras la administración de 30 mg/kg/día se aproximan a 0.8-1.2 mg/ml. Se puede emplear una dosis de ataque de 400-600 mg/kg/día divididos y administrados con el alimento. Esta dosis se puede dar sólo por 24 hs., o en una forma más gradual, durante 5 días.

- Para terapia conjunta con Fenobarbital: la dosis recomendada es de 20-30 mg/kg cada 12 o 24 hs.

- Para epilepsia idiopática: la dosis de ataque es de 100 mg/kg de cada 6 horas durante las primeras 24 horas. La dosis de mantenimiento es de 35 a 40 mg/kg. Se debe evaluar la concentración sérica del bromuro a las 8 y 12 semanas, y luego cada 6 meses.

Felinos:

-          Para tratamiento de convulsiones refractarias: 10 a 20 mg/kg/día, en una o dos tomas

-          Para tratamiento de epilepsia: 30 mg/kg/día, en una o dos tomas.

En el caso de convulsiones por intoxicación, el tratamiento deberá continuar hasta la reducción de la sintomatología.

En general y debido al nivel de cronicidad de las convulsiones, el tratamiento es de por vida.


Efectos Adversos:

Los signos clínicos de toxicidad por bromuro son dosis dependiente e incluyen polifagia, vómitos, anorexia, constipación, prurito, dolor muscular, sedación y debilidad en los miembros posteriores.

El tratamiento conjunto con Bromuro de potasio y Fenobarbital puede producir sedación transitoria durante un período de hasta tres semanas.

Otros efectos adversos poco frecuentes son pancreatitis, coprofagia e hiperactividad.

La administración de una dosis de ataque puede causar disfunción gastrointestinal aguda. También puede afectar los niveles séricos de potasio.

En felinos la terapia con bromuro puede causar efectos adversos sobre las vías respiratorias bajas, como tos y disnea, e infiltrados peribronquiales visibles mediante radiografías. Estos signos parecen ser reversibles en la mayoría de los gatos si se suspende la medicación. Otros efectos registrados en felinos incluyen polidipsia, sedación y aumento de peso.

Debido a que el bromuro no se une a proteínas y no es metabolizado, tiene poca interacción con otros fármacos. Sin embargo, los alimentos, suplementos dietarios y fármacos que contienen cloruro pueden acelerar la eliminación y reducir las concentraciones séricas de bromuro.

Al ser un metabolito del halotano, pueden presentarse aumentos en las concentraciones séricas de bromuro después de la anestesia con dicho agente.

La toxicidad suele asociarse con sobredosis crónicas, pero también puede haber sobredosis agudas. Además de los efectos adversos mencionados, los animales que han desarrollado toxicidad por bromuro pueden presentar dolor muscular, deficiencia de la propiocepción conciente, anisocoria e hiporeflexia.

Ante una sobredosis aguda, se deben realizar técnicas de evacuación intestinal convencionales. La mortalidad posterior a una sobredosis aguda es un evento raro, ya que los animales suelen padecer vómitos espontáneos.


Contraindicaciones:

Utilizar con precaución durante la gestación y el período de lactancia. El bromuro atraviesa con facilidad la placenta, y existen pocos estudios sobre su efecto en el embrión.


Precauciones:      

Administrar con precaución en animales de edad avanzada. Los pacientes con disfunción renal pueden requerir ajustes posológicos.